Equipo peruano ya empezó simulación de misión a Marte

Una nueva misión. Una nueva oportunidad para experimentar cómo se desarrollaría una misión bajo las condiciones del planeta rojo. En esta nueva misión –organizada por The Mars Society- participa la tripulación 140, conformada por seis peruanos: Jorge Mírez (comandante), Diego Guillén (oficial ejecutivo), Luiggi Tello (ingeniero), Adolfo Ubidia (Greenhab/biólogo), Ruth Quispe (oficial de seguridad y salud/geóloga) y Luciana Tenorio (arquitecta/ingeniera EVA). Ellos ya se encuentran desde el 12 de abril en el desierto de Utah (EE.UU.), en donde se ubica el Mars Desert Research Station (MDRS), en donde se realiza la simulación. “El paisaje alrededor del MDRS se asemeja a lo que sería estar en el planeta rojo: pequeñas elevaciones marcadas con capas horizontales de diferente intensidad de rojizo hasta blancos humos que se pierden hasta el horizonte. El clima durante el día es templado. Sin embargo, en la noche puede llegar a -3 °C. Felizmente, el MDRS cuenta con calefacción”, explicó el comandante Jorge Mírez en declaraciones a El Comercio. Explica que cuentan con una cantidad de alimentos (principalmente deshidratados) y agua suficiente para que la tripulación se alimente durante los 14 días que permanecerán en el lugar. “Es importante recurrir a diferentes estrategias de trabajo en grupo para el buen uso de los recursos. Además se debe mantener el ánimo personal y grupal, de tal manera que cada proyecto sea culminado a tiempo, detalla. La tripulación peruana se quedará en el MDRS hasta el 27 de abril. Mírez permanecerá una semana más en el lugar como parte de la tripulación 141. LOS PROYECTOS En total se realizarán seis proyectos durante esta simulación. Adolfo Ubidia trae semillas de quinua para hacerlas germinar en el invernadero del MDRS y se espera para los próximos días el brote de las semillas sembradas. Ruth Quispe tiene a cargo las exploraciones en los alrededores del MDRS, con la finalidad de visualizar rocas y tomar las fotografías; todo para hacer reconocimiento morfológico de bacterias. Diego Guillén y Luiggi Tello tienen a cargo un proyecto de gestión de agua. En la primera etapa de cuatro días han colocado un medidor electrónico de caudal en un grifo del MDRS para acumular datos de consumo de agua. Asimismo Diego Guillén tiene a cargo otro proyecto referente al uso de bastones tipo ‘trekking pole’, para probar la condición física del astronauta mediante la medida de la fuerza de la mano con que aprieta el mango del bastón. Esto es posible mediante un sensor piezoeléctrico que, además, analiza las huellas dejadas por el bastón sobre el terreno. Luciana Tenorio tiene como proyecto una estructura con tela UV aislante para el invernadero, que consta de cinco isocaedros que cubren una sección del invernadero. Esta tela evita que los rayos UV dañen las plantas. “La estructura ya ha sido probada sobre suelo y se está analizando las estrategias para colocarla sobre la cubierta, ya que para todas las actividades fuera de la estación se deben usar los trajes espaciales”, explica el comandante Mírez. Y es Jorge Mírez quien lleva consigo el proyecto de mochila ergonómica. “Se han fabricado tres elementos: una mochila de tres secciones unidas entre sí por mecanismos tipo bisagra, la cual se adapta a la espalda del astronauta y trata de minimizar el esfuerzo muscular necesario en los diferentes movimientos que realiza un astronauta. Una bicicleta metálica que puede servir para el traslado del astronauta y que, además, se puede desarmar y reconfigurar en modo camilla para casos de emergencia. El tercer elemento es un robot exápodo de 20 grados de libertad el cual permitiría ayudar en la exploración y en el mantenimiento de la estación”. “Si nuestros proyectos tienen éxito, la tripulación podrá ir en agosto convención 17 de The Mars Society en a Dallas. Esperamos que a nuestro regreso al Perú podamos compartir esta experiencia. Depende de los éxitos de nuestro equipo y proyectos para que el siguiente año participe una nueva tripulación peruana”, concluye Mírez